DIEZ COMIDAS TÍPICAS DE ESPAÑA PARA EL VERANO.

DIEZ COMIDAS TÍPICAS DE ESPAÑA PARA EL VERANO…

El gazpacho, la paella o el melón con jamón, son algunos de los platos protagonistas de la cocina en la época estival.

El verano es una de la épocas del año en la que más disfrutamos de la gastronomía. Tanto en casa como en los chiringuitos de playa al igual que los restaurantes de interior, los protagonistas son  alimentos frescos y sabrosos. A continuación te propongo diez comidas típicas con las que poder disfrutar el verano.

Gazpacho:

gazpacho-andaluz-xl-668x400x80xX

Sin duda, le concedemos el honor de ser el rey del verano en todas las casas y restaurantes españoles.

Aunque su origen no es del todo conocido, su nombre va unido al de  Andalucía. El gazpacho es una sopa fría cuyos ingredientes básicos son el aceite de oliva, el vinagre y hortalizas como los tomates, la cebolla y el pimiento verde. Las variedades son múltiples y al gusto del consumidor que hay quien le añade ajo y “tropezones” como jamón serrano, huevo duro y más…

Paella:

g_140311180346cafe-journal-paella-valenciana

Aunque su consumo se prolonga a lo largo de todo el año, es en verano cuando la paella cobra mayor protagonismo. El plato más típico de los chiringuitos playeros, tiene un origen en la Albufera de Valencia. Ícono de la gastronomía española, su principal ingrediente es el arroz que va acompañado de gran variedad de alimentos. La original paella valenciana se compone, además del arroz, de verduras como el tomate, las judías verdes y las habas, y de carnes como el pollo y el conejo. Además se le añade azafrán que le da ese color tan característico y, en algunos casos, pimentón. Otras variedades populares son la paella mixta y la de marisco.

Tortilla de patatas:

tortilla-patatas-2

Qué decir que se trata de uno de los platos clásicos de la gastronomía española cuyo origen se remota al siglo XVI, cuando los aztecas las preparaban y vendian en los mercados. Su preparación más tradicional consiste en freir las patatas en aceite de oliva o de girasol (según se quieras potenciar el sabor), escurrir bien y dejarlas remojar en huevo batido durante un tiempo. Se frie por ambos lados y listo hasta conseguir la textura deseada. Aunque los huevos y las patatas son los ingredientes principales, la cebolla también cobra su protagonismo pues le da un sabor caracteristico.

Pulpo a la gallega:

maxresdefault (1)

Como bien indica su nombre es un plato típico de Galicia. Aunque su consumo se extiende ya a nivel mundial. Su preparación no es dificultosa pero debemos estar atentos al primer paso e más importante: el tiempo de cocción del pulpo. Hay que evitar que quede demasiado blando, es preferible que quede terso y ha de servirse caliente a poder ser en un plato de madera. Se le aliña con pimentón (dulce o picante) y granos de sal gorda así como un buen chorro de un buen aceite de oliva. Si queremos podemos acompañarlo de “cachelos”, patatas cocidas.

Melón con jamón:

melón-con-jamón1

Es el plato más sencillo de preparar ya que apenas requiere elaboración. Tan solo necesitamos dos ingredientes: melón y jamón. El secreto que hace una exquisitez a este plato es el contraste de sabores: el dulce de la fruta y el salado del embutido. Lo ideal servir el melón frío.

Ensalada mixta:

maxresdefault

Entre la variadisima cantidad de ensaladas que existen el la actualidad (de pasta, césar, rusa), la ensalada mixta es, seguramente, la más popular y consumida durante el verano. Aunque hay multitud de variantes, los ingredientes básicos son: lechuga, tomate, cebolla, espárragos, huevo duro y aceitunas. Además de los ingredientes, el aliño es fundamental para que resulte sabrosa, un buen aceite de oliva, vinagre y sal.

Salmorejo:

gazpacho 4

Muchas veces confundido con el gazpacho, el salmorejo es una crema fría que suele servirse como primer plato. Córdoba es la cuna de este plato cuyo consumo se ha extendido a todo el país y más allá de nuestras fronteras. Su ingrediente principal es la miga de pan junto al tomate, que le da ese color tan característico.

Escalibada:

escalibada

Un plato típico de la Comunidad Valenciana, Murcia, Aragón y, sobre todo de Cataluña, de donde proviene su nombre, del verbo catalán “escalivar” (asar al rescoldo). La escalibada es un plato muy sano ya que todos sus ingredientes son verduras: berenjena, pimiento, cebolla y tomate. Éstas se asan, al horno o a la parrilla, hasta que estén cocidas. Se dejan enfriar, se pelan y se les quitan las pepitas. A la hora de servir, se cortan en largas tiras y se aliñan con aceite de oliva y sal.

Salpicón de marisco:

Salpicón-de-marisco

Uno de los platos estrella de la cocina mediterranea por su caracteristico sabor a mar. Como su propio nombre indica, el ingrediente básico es el marisco, aunque existe un sinfin de variedades pero manteniendo siempre la misma esencia. Los mejillones, las gambas y el pulpo son los protagonistas de este plato, que van acompañados de pimiento verde, rojo, tomate y cebolla bien troceados. El toque final es el aliño, aceite de oliva, vinagre y una pizca de sal.

Y para terminar…

Macedonia de frutas:

Macedonia-de-frutasTambien se la conoce ensalada de frutas, su consumo se dispara en verano. No existe una receta a seguir ya que se eligen las frutas según el mercado o gustos. Lo normal es que se opte por frutas de verano como la sandía, el melón, las fresas o el melocotón. Se corta en trozos pequeños y la mezcla la aderezamos con azúcar, licor o zumo de frutas. Un postre fresco y sano para acabar con buen sabor de boca.

Pues espero que os sirva de ayuda.

 

 

 

 

 

Cena rapida barata y de lujo: Flammkuchen con queso munster. www.demesaenmesa.es

Cena rapida barata y de lujo: Flammkuchen con queso munster

http://www.demesaenmesa.es

1-Cena rapida barata y de lujo: Flammkuchen con queso munster. www.demesaenmesa.es

 

Historia

Según la tradición, el flammekueche apareció en los años 1900, cuando antes de meter el pan el horno, se ponía una fina capa de pan, como prueba, para tantear la temperatura adecuada para que luego el pan se cociera perfectamente sin quemarse. Esperando a que el horno consiguiera la temperatura correcta, se iba echando de vez en cuando una finísima capa de pan y se contaba el tiempo, las finas capas de pan debían cocerse en medio minuto exactamente, a partir de ese momento podían ya cocer los panes. Las finas tortas de pruebas no se tiraban y en algún momento surgió la idea de que se les podía poner lo que tenían más a mano, y sin ser muy caro, para aprovecharlas y conseguir otro producto que pudiera servir como un plato.
Es de este método de donde proviene el nombre de la flammekueche, que quiere decir «cocinado en las llamas» o «coca a las llamas». En alsaciano y francisco lorenés, «Flamme» es el plural de «d’ Flamm», y por eso en alemán se le llama también «Flammenkuchen» además de «Flammkuchen». La raíz germánica kuchen significa literalmente «torta», «pastel» en alemán.
Queso munster www.demesaenmesa.es

 

Se trata de un queso a base de leche de vaca pasteurizada. El tradicional se hace con la raza autóctona, que fue traída desde Escandinavia en el siglo XVIII, y que se alimenta de los pastos llamados Chaumes. No obstante, la mayor parte del Munster que se comercializa se realiza industrialmente usando leche de vaca pasteurizada, lo que impide apreciar el perfume de los altos pastos.
Es un queso de pasta blanda y corteza lavada. Masa sin prensar, sin cocer. Forma cilíndrica, una altura de 2,4 a 8 cm, de un peso medio de 800 gramos, pudiendo llegar desde los 450 gramos hasta el kilo y medio de peso. La corteza se lava con salmuera: los corineformes Brevibacterium linens (llamado fermento del rojo). La corteza queda de color amarillo a rojo anaranjado.
Materia grasa – 45%
Ingredientes

Ingredientes, para 2 tartas (2-3 personas)

Masa: 250 gr. harina, 30 gr. manteca de cerdo refinada, 30 gr. mantequilla, 1 yema de huevo, pizca de sal, 100 cc. agua fría, 1 cucharada de nata espesa.
(Para ir mas rapido yo compro una masa para pizza, yase es sacrilegio pero no tengo tiempo.)
Relleno: 1 cebolla, 1 yema de huevo, 100 cc. nata espesa, 200 gr. queso Munster , sal, pimienta blanca, nuez moscada molida.
Mientras reposa la masa, mezcla aparte la nata, la yema de huevo, el queso troceado, con su corteza comestible, la sal y las especias, mezclando bien con la batidora eléctrica hasta que quede una crema espesa. Extiende este relleno sobre la masa, y cubre con la cebolla escaldada escurrida. Hornea a horno fuerte, precalentado a 250º, unos 10 minutos, o hasta que se empiecen a dorar los bordes y la masa quede bien crujiente y dorada. Sirve al momento, sobre una tabla, cortada en porciones.