PROPIEDADES DE LA CODORNIZ. Receta: Codornices con arroz

PROPIEDADES DE LA CODORNIZ.
Receta: Codornices con arroz

Es una especie de ave galliforme de la familia Phasianidae ampliamente distribuida por Eurasia y África. Es un ave pequeña y rechoncha aunque con alas largas, que le permiten volar largas distancias adaptadas a su vida nómada y a sus migraciones entre continentes. 
Su plumaje es principalmente pardo con veteado ocráceo  negro (la única diferencia entre los dos sexos es que los machos tienen en la garganta blanquecina con un ancla de color negro sobre el fondo claro, que las hembras no poseen). Esto hace que esta ave sea casi imperceptible, pues sus colores la confunden con el suelo.
Es un ave rechoncha de cola corta y pequeño tamaño, que mide entre 18 y 22 cm de largo y pesa entre 91-131 gramos. A diferencia de otras galliformes las codornices tienen alas largas y estrechas adaptadas a los vuelos de larga distancia. Otro de los aspectos que distinguen a la codorniz es su canto, que a pesar de su monotonía, resulta bastante sonoro y varia considerablemente según las estaciones y las situaciones.
La codorniz común cria en Europa y la región templada de Asia, y pasa el invierno en África y el subcontienente Indio. Por ello ocupa la mayor parte de Eurasia, estando ausente solo en el lejano oriente y las regiones más frías del norte. La codorniz se desplaza desde su área de invernada africana a las zonas de nidificación siguiendo rutas migratorias.
Es un ave de hábitos predominantemente terrestres que se alimenta de semillas de insectos del suelo. A diferencia de los faisanes y otras aves, la codorniz nunca se posa en los árboles y evita con gran cuidado los terrenos que se encuentren desprovistos de vegetación, así como aquellas zonas donde las matas son demasiado abundantes como para entorpecer su carrera en la huida. Suele permanecer escondida entre la hierba donde se camufla perfectamente, y cuando huye volando lo hace a baja altura para volver a esconderse entre la espesura.
La codorniz es una de las aves que presentan en su carne un menor indice de calorías, debido a su escaso contenido en grasas, aportando porcentajes muy bajos de colesterol. No obstante, este factor se puede ver alterado por las distintas formas de preparación culinaria y la cantidad de calorías de la receta.
Las vitaminas destacadas en su composición pertenecen principalmente al grupo B, en concreto la B1 o tiemina, B2 o riboflavina y B6 o piridoxina.
Entre los minerales contienen niveles significativos de potasio, sodio y hierro.
Dada su alta cantidad de proteínas, la codorniz es un alimento recomendado especialmente para el desarrollo muscular. Los alimentos ricos en proteínas como esta carne, están recomendados durante la infancia, la adolescencia y el embarazo y que en estas etapas, es necesario un mayor aporte de este nutriente.
Y vamos con la receta.


Codornices con arroz.
Ingredientes:
250 gramos de arroz.
8 codornices
150 gramos de mantequilla.
1 pizca de pimienta.
1 pizca de sal.
3 tomates.
Preparación:
Limpiamos las codornices y las lavamos.
En una cazuela se sazonan y se les echa mantequilla encima y se agrega la cebolla troceada.
Cuando la cebolla tome color, se añaden los tomates lavados, pelados y picados.
Se dejan guisar las codornices con esta salsa durante 10 minutos y se le añade el agua y se introduce el arroz. Cuando esté hecho se espolvorea la pimienta y se sirve.
Anuncios

EL TALO, HISTORIA, PROPIEDADES, RECETA

EL TALO, HISTORIA, PROPIEDADES, RECETA

Es un plato típico del País Vasco, Navarra y País Vasco francés, similar a la arepa de Colombia y Venezuela o a una tortilla de maíz grande de México. La masa se elabora con harina de maíz y agua, y se hace a la plancha. También se puede añadir harina de trigo y sal.
EL TALO, HISTORIA, PROPIEDADES, RECETA
A partir del siglo XVI se produjo sobre todo en Guipúzcoa, una gran emigración hacia América ya que lo ondulado del terreno y las altas precipitaciones impedía sembrar agricultura de secano como el trigo o la cebada. Empezó por tanto la elaboración del maíz en forma de talos. Solía utilizarse como pan en los caseríos vascos (originalmente en Guipúzcoa y norte de Navarra) y el sobrante se comía untado en leche para cenar, en una especie de sopas. La generalización del pan de trigo a lo largo del siglo XX acabó prácticamente con el consumo de talo en los caseríos. Pasó a ser un alimento común, básico y poco considerado, a ser preparado y consumido únicamente en ciertas ocasiones especiales al año, ganando en prestigio.
Para elaborar el talo se necesita una cierta cantidad de harina de maíz, que se remoja en agua templada con una pequeña cantidad de sal. Se mezcla la harina y la sal, y se añade poco a poco el agua en el centro mientras se va amasando, hasta formar una masa con la textura adecuada. Al resultado se le deja reposar un cierto tiempo y se forman bolitas que se van extendiendo desde el centro hacia afuera hasta formar una especie de oblea delgadita que se pone a tostar ligeramente en una plancha por los dos lados.
En la mitología griega Talos era un gigante de bronce que protegía a la Creta minoica de posibles invasores.
La dieta actual de las personas dispone de una inmensa variedad de alimentos y productos para nutrir el organismo, pero entre toda esa variedad existen algunos alimentos más beneficiosos que otros, y entre ellos unos pocos que resultan ser sencillamente estupendos por sus grandes aportes nutricionales, que han llevado a lo largo de la historia a que muchas civilizaciones concentraran su alimentación básicamente en ellos, como es el caso de la harina de maíz.
En primer lugar, se destaca el alto contenido en fibras que posee este cereal molido, así como la presencia de vitaminas A,B1,B5,C, E y K, además de una larga lista de minerales entre los que se destacan el calcio, fósforo, zinc, magnesio y potasio.
También posee un contenido en calorías considerado de los más altos entre los cereales, así como carbohidratos complejos y una buena dosis de aminoácidos y ácisos grasos esenciales, como el linoleico.
Los beneficios del consumo de harina de maíz:
– Fibras: estas resultan beneficiosas para prevenir trastornos digestivos, problemas como las hemorroides o el cáncer de colon, reducen los niveles de colesterol malo y el riesgo de padecer estreñimiento.
– Calcio: permite fortalecer todo el sistema óseo y estimular su crecimiento, así como los dientes, las uñas, el pelo, y para trabajar la tonificación y elasticidad de los músculos.
– Potasio: beneficia la salud cardiaca y el sistema nervioso, la estructura muscular y la liberación de adrenalina.
– Beta-criptoxantina: resulta un carotenoide muy eficiente para fortalecer la función pulmonar, y reducir el riesgo de cáncer en estos órganos.
– Fósforo: beneficia los riñones, la estructura ósea y dental, y permite regeneración celular.
Y vamos con la receta

Talos.
Ingredientes:
350 gramos de harina de maíz.
250 ml de agua aproximadamente, tan caliente como aguanten nuestras manos.
1 pizca de sal.
Preparación:
En un cuenco vertemos la harina de maíz.
Añadimos agua mezclada con la sal a medida que sea necesario la cantidad que indico aproximadamente, se debe usar la que admita la harina hasta conseguir una masa elástica y húmeda, debe quedar mal comparado como la plastilina. Dejamos reposar durante una hora con un paño húmedo y tapado. Esta masa al ser sólo con maíz se debe amasar mucho si no es imposible trabajar.
Para formar los talos debemos hacerlos en una superficie plana y limpia y enharinada con harina de trigo normal.
Hacemos cada talo formando previamente una bolita de masa que aplastamos y estiramos siempre desde el centro hacia afuera con la ayuda de los dedos. Queda con forma de tortita.
Calentamos una plancha o sartén. Cuando esté caliente ponemos los talos ya formados y dejamos unos minutos. Estará listo ese lado cuando veamos que han salido burbujitas. Damos la vuelta y terminamos de hacer.
Rellenamos con lo que más nos guste, chistorra, lomo, panceta, queso, etc.
Y listo a comer.

PROPIEDADES DE LAS ENDIBIAS. Receta:Endibias con roquefort y jamón

PROPIEDADES DE LAS ENDIBIAS.

Receta:Endibias con roquefort y jamón

La endibia es una hortaliza que pertenece a la familia de las Asteráceas, en la que se incluyen a más de 1000 géneros y 20000 especies de las que muy pocas son cultivadas. Esta familia, cuyo nombre actual deriva del griego Aster (estrella), se caracteriza porque sus flores están compuestas por la fusión de cientos e inclusos miles de flores diminutas, como es el caso del girasol. La endibia es en realidad una variedad de la achicoria que se obtiene mediante un cultivo forzado o artificial.

Se cree que la endibia es originaria del Mediterráneo, ya que era consumida por egipcios y más tarde por griegos y romanos. Durante mucho tiempo fueron consumidas las formas silvestres. No fue hasta el siglo XIX cuando adquirió sus características actuales. Su aparición tuvo lugar de forma casual en Evere, un pueblo cercano a Bruselas. Un trabajador del jardín botánico de Bruselas observó que las raices de la achicoria que estaban cubiertas con tierra daban lugar a unos brotes muy tiernos y blancos. Desde entonces, Bruselas fue considerada como la cuna del cultivo de este vegetal, si bien en la actualidad, las endibias también se plantan en países como Francia y Holanda y se extendian hacia zonas templadas de todo el mundo.
Las endibias son hortalizas que están disponibles en el mercado durante todo el año, pero sobre todo en el época que va desde otoño hasta principios de verano.
La composición y las propiedades de las endibias son muy similares a las de la achicoria. Su principal componente es el agua y su contenido en hidratos de carbono, proteínas y grasa es muy bajo, mientras que presenta una cantidad interesante de fibra.
Todas estas características convierten a la endibia en un alimento con un bajo aporte calórico. Destacan las siguientes vitaminas: folatos y provitamina, C y E.
Los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.
La provitamina A de las endibias se transforma en vitamina A conforme el cuerpo lo necesita. Dicha vitamina, también denominada retinol, es esencial para la visión, el buen estado de la piel, los tejidos y para el buen funcionamiento de nuestro sistema de defensas.
La vitaminas C, al igual que la provitamina A, tiene acción antioxidante, interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos, además de favorecer la absorción del hierro de los alimentos y mejorar las defensas frente a las infecciones.
La vitamina E interviene en la estabilidad de las células sanguíneas y en la fertilidad. Además posee acción antioxidante.
En cuanto a los minerales , las endibias son buena fuente de potasio, calcio, fósforo y yodo,  y hierro.
El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, además de intervenir en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.
El fósforo juega un papel importante en la formación de los huesos y dientes y participa en los procesos de obtención de energía.
El calcio vegetal no se asimila apenas en relación con el de los lácteos u otros alimentos que son buena fuente de este mineral. Algo similar ocurre con el hierro, cuya absorción es mucho mayor cuando procede de alimentos de origen animal.
El yodo es un mineral indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides que produce las hormonas tiroideas, participantes en numerosas funciones metabólicas, como el mantenimiento de la temperatura y del metabolismo corporal. Asimismo, el yodo es esencial en el crecimiento del feto y en el desarrollo de su cerebro.
Y vamos con la receta de hoy.

Endibias con roquefort y jamón.
Ingredientes para 2 personas:
3 endibias.
6 lonchas de jamón serrano.
100 gramos de queso roquefort.
1 puñado de nueces.
½ vaso de caldo de verduras.
1 chorro de aceite de oliva.
1 pizca de sal.
1 pizca de pimienta negra.
Preparación:
En primer lugar, desechamos las hojas externas de las endibias, las lavamos, las secamos con papel de cocina, cortamos la punta y las partimos por la mitad. Mientras, calentamos en una sartén un chorrito de aceite de oliva y, cuando esté caliente, introducimos las endibias para marcarlas ligeramente por todos los lados. A continuación, vertemos el caldo de verduras y salpimentamos (sin pasarse con la sal, el queso roquefort y el jamón serrano harán el resto), dejamos que las verduras se cuezan durante 15 minutos, a fuego medio.
A continuación, añadimos las lonchas de jamón serrano, cubriendo las endibias, y lo dejamos unos cinco minutos más al fuego, para que los aromas se distribuyan. Luego añadimos las nueces y esperamos un par de minutos antes de retirarlo del fuego, mientras el caldo se va reduciendo.
Servimos las endibias con jamón serrano y nueces en un plato hondo, y las regamos ligeramente con el caldo de la sartén.
Por último, añadimos el queso roquefort desmenuzado, al gusto, y ya podemos servir estas magníficas endibias.

BUEN PROVECHO…

PROPIEDADES DEL MELÓN GALIA. Receta: Gazpacho de Philadelphia, pepino, melón y menta

PROPIEDADES DEL MELÓN GALIA.

Receta: Gazpacho de Philadelphia, pepino, melón y menta.

El origen del melón se sitúa en el sur de Asia donde se pueden encontrar especies silvestres. Parece ser que procede exactamente de Irán, desde donde se extendió hacia Egipto.
Se cultiva prácticamente en todos los lugares del mundo que posean un clima cálido y poco lluvioso. Los principales productores mundiales son China, Irán y España, entre los numerosos países que cultivan la especie. El melón constituye una de las frutas más consumidas ya que ocupa el cuarto lugar entre las frutas consumidas en todo el mundo, después de las naranjas, los plátanos y las uvas. Existe una polémica muy grande sobre si este alimento es una fruta o una verdura. Por su textura y tamaño algunos la consideran una fruta; por el tipo de planta donde otros creen que es una verdura.
Son plantas tropicales que requieren temperatura mínima de 18ºC para germinar, que se elevan a 25ºC durante la estación de desarrollo. En climas templados se cultivan en invernaderos o cajoneras.
Lorca es una de las principales zonas de cultivo de este tipo de melón que sólo se produce en Murcia y Almería, dentro del territorio español. Se caracteriza por su color amarillo.
de-mesa-en-mesa-Receta: Gazpacho de Philadelphia, pepino, melón y menta
La variedad de melón Galia no es una variedad histórica, sino un cruce entre dos variedades desarrollado en 1970 por Zvi Karchi en Israel. Sue nombre es el femenino de la palabra “Gal” que significa “ola” en israelita. Para el cruce se emplearon las variedades Cantalupe y Honedew. Como se puede ver, de la primera cogió la piel exterior muy rugosa y estriada y de la segunda ese color verde tan característico. Es un melón pequeño y esférico, del tamaño de una pelota de balonmano, y cuyo peso no suele sobrepasar el kilo.
Contienen mucha vitamina A, en forma de betacarotenos. Una vez ingeridos, el organismo transforma estos flavonoides en vitamina A uno de los mejores antioxidantes. La ingestión de esta vitamina puede ayudar a prevenir muchas enfermedades y alargar la vida.
Otra vitamina muy importante que contiene con propiedades antioxidantes es la vitamina C que, entre otras propiedades ayuda a la formación del colágeno por lo que resulta ideal en la cicatrización de las heridas producidas por traumatismos, cortes, quemaduras, cirugía.
Igualmente resultará adecuada para la formación de nuevos tejidos en problemas de huesos rotos, distensiones musculares, rotura de ligamentos, etc.
Además de vitamina A, poseen cantidades bastante elevadas de vitaminas del grupo B. Entre todas cabe destacar la piridoxina (vitamina B6) cuya función dentro del organismo en el aprovechamiento de los hidratos de carbono, grasas y proteínas es esencial además de regular el sistema nervioso. Una falta de esta vitamina puede producir, entre otros síntomas, nerviosismo, problemas de sueño, dificultad en el aprendizaje, o problemas de debilidad muscular.
Contiene, además vitamina B3 (Niacina) sin cuya presencia las células del organismo seria incapaces de producir energía. Esta vitamina ayuda a mantener los niveles bajos de colesterol, reduce la hipertensión, protege el aparato digestivo y nos permite tener la piel en buen estado.
Por lo tanto, aprovechar la riqueza vitamínica de los melones es una buena manera de disponer de estas vitaminas de una forma natural, sin tener que recurrir a los complementos vitamínicos.
Ayudan  a conservar la piel en buen estado  tener un cabello brillante y bonito, al mismo tiempo que nos protegerán de los rayos solares.
Y vamos con la receta de hoy

Gazpacho de Philadelphia, pepino, melón y menta.
Ingredientes para 4 personas
300 gramos de Philadelphia.
200 gramos de pepino.
700 gramos de melón, bien maduro.
25 gramos de menta o hierbabuena fresca picada.
1 diente de ajo.
4 cucharadas de aceite de oliva.
1 cucharada de vinagre.
5 gramos de sal.
Preparación:
Lavamos el pepino, el melón y la menta. Trocéamos y juntamos con el queso Philadelphia, y el resto de los ingredientes.
Lo trituramos todo con la batidora hasta que el resultado sea fino y uniforme.
Lo enfriamos al menos durante media hora y lo servimos.
Y listo para comer .Buen provecho.

PROPIEDADES DE LOS CARACOLES. Receta: Caracoles con tomate, chorizo y panceta

PROPIEDADES DE LOS CARACOLES.

Receta: Caracoles con tomate, chorizo y panceta

Caracol es el nombre común de los moluscos gasterópodos provistos de una concha espiral. Hay caracoles marinos (a veces denominados caracolas), dulceacuícolas y terrestres. Se mueven por medio de una serie de contracciones musculares ondulatorias que recorren la cara inferior del pie. Poseen en la boca alrededor de 20000 dientes microscópicos que les sirven para alimentarse con facilidad del moho de las rocas.
Se desplazan con lentitud alternando contracciones y elongaciones de su cuerpo. Producen mucus para autoayudarse en la locomoción reduciendo la fricción y permitiéndoles el desplazamiento por zonas de elevada pendiente debido a la untuosidad del mismo. Esta mucosidad contribuye a su regulación térmica; también reduce el riesgo del caracola ante las heridas y las agresiones externas, principalmente bacterianas y lúngicas, y los ayuda a ahuyentar insectos potencialmente peligrosos como las hormigas.
Cuando se retraen en su concha, segregan un tipo especial de mucosidad para cubrir la entrada que al solidificarse forma una estructura.
En invierno o en estaciones secas, muchas especies terrestres hibernan en su concha sellándose con el opérculo, que les sirve de protección para la hibernación y que se destruye en primavera o cuando el entorno se hace más humedo.
Cuando el caracol crece, también lo hace su concha. Son hermafroditas, producen tanto espermatozoides como óvulos.
Son un alimento con un alto valor nutritivo. Cabe destacar, ante todo, la escasísima cantidad de grasa contenida en su carne.
No obstante, su mayor valor nutritivo reside en la calidad de sus proteínas, las cuales tienen el 98% de los aminoácidos esenciales para el ser humano. El 81-83% de la carne del caracol está formada por agua, y además es rica en sales minerales y vitaminas.
Su consumo es antiquisímo. Las poblaciones primitivas de la Prehistoria se alimentaban ya de moluscos. Posteriormente los griegos fueron grandes consumidores y los romanos fueron expertos criadores y los primeros en desarrollar las técnicas básicas para la cria de caracoles.
En la antiguedad se le atribuyeron al caracol diversas propiedades terapéuticas. Se utilizaba tanto para uso externo como interno.
Su decocción, muy rica en sustancias mucilaginosas, se consideraba óptima como expectorante y se aplicaba a los que padecían tuberculosis.
Considerado como un antidoto excelente contra la indigestión. Se ha evidenciado la fama de los caracoles como afrodisíaco.
Y vamos con la receta.

Caracoles con tomate, chorizo y panceta.
Ingredientes para 6 personas:
2 kg de caracoles.
150 gramos  de chorizo.
150 gramos de jamón.
150 gramos de panceta.
1 litro de salsa de tomate sin sal.
3 dientes de ajo.
1 guindilla seca.
1 cebolla.
aceite y sal.
Preparación:
Lavamos los caracoles varias veces en abundante agua fría hasta que suelten toda la baba y el agua salga limpia.
Después en una olla los ponemos cubiertos de agua fría y se cuecen a temperatura media, aumentando la intensidad del fuego progresivamente hasta que los caracoles saquen su cuerpo fuera de la concha. Dejamos cocer 8 minutos a fuego fuerte. Pasado este tiempo se escurren bien y retiramos los que no hayan salido de la concha. El resto los volvemos a poner en la olla con agua y, a fuego moderado, dejamos cocer 1 hora y 30 minutos. Después de cocidos escurrimos bien.
Picamos la cebolla, laminamos los ajos y los rehogamos todo en una cazuela de barro con un poco de aceite.
Cortamos el chorizo, la panceta y el jamón en trozos pequeños y lo añadimos todo a la cazuela junto con la guindilla, cuando el sofrito haya tomado color.
Por último agregamos los caracoles al mismo tiempo que la salsa de tomate y removemos. Lo cocemos todo durante 30 minutos y probamos de sal.
Y listos para comer.

BUEN PROVECHO…

PROPIEDADES DEL CABRARROCA. Receta:Pastel de cabracho o cabrarroca

PROPIEDADES DEL CABRARROCA.

Receta:Pastel de cabracho o cabrarroca

O diablo de mar, vive en los fondos rocosos, escondido entre piedras y vegetación. Se le conoce como rascacio colorado, debido a su extraño aspecto y llamativo color rojo.
De la misma familia que el cabracho es la gallineta o cabrilla.
Permanece casi siempre quieto y oculto en el fondo marino, entre los 20 y 200 metros de profundidad, y se puede localizar tanto solo como en grupo. Los ejemplares jovenes se sitúan más cerca de la costa que los adultos. El cabracho es propio de las aguas del Atlántico nororiental, desde las Islas Británicas hasta Senegal, y también abunda en las costas de las Islas Canarias, Madeira y Azores, así como en el mar Mediterráneo.
Las especies más conocidas, además del cabracho común el rascacio. Se caracteriza porque sus escamas son más largas que anchas y porque las espinas que posee en la cabeza están poco desarrolladas, a excepción de las dos que tiene sobre los ojos, el escorpora. Su tamaño es menor al del rascacio. Normalmente no alcanza los 20 centimetros de longitud.
Posee una cualidad muy curiosa y es que este pez es capaz de cambiar su color cuando lo desea. Su piel se cubre de algas y aproximadamente cada dos semanas la mudan. Tiene un tentáculo en la mandibula inferior y otro encima de la boca. Se alimentan de crustáceos, moluscos y diferentes especies de peces.
A nivel nutricional, se considera una fuente de proteínas de alto valor biológico, aunque también presenta un relevante contenido en vitaminas del complejo B.
Es su riqueza en vitamina B12 lo que hace destacar sobre el resto de los pescados, aunque no concentra cantidades tan elevadas como las de las carnes, huevos y quesos. Posee potasio, fósforo y magnesio, micronutrientes imprescindibles para el óptimo funcionamiento del sistema nervioso y la actividad muscular.
Aporta alrededor de 100 calorías por cada 100 gramos de porción comestible y, por su fácil digestibilidad, es especialmente recomendable para niños y ancianos, así como para personas que sufren problemas estomacales y las que llevan regimenes pobres en grasas.
Y vamos con la receta de hoy.

Pastel de cabracho o cabrarroca.
Ingredientes:
1 cabrarroca.
1 cebolla.
1 zanahoria.
1 lechuga.
4 huevos.
1 dl de nata líquida.
1 dl de vino blanco.
perejil.
laurel.
sal y pimienta.
Preparación:
Introducimos el pescado en agua y dejamos cocer 15 minutos. Una vez cocido, con mucho cuidado, se retiran la piel y las espinas, desmigamos y reservamos.
Batimos los huevos, le añadimos un poco de salsa de tomate y nata líquida.
Una vez mezclado, incorporamos el pescado y batimos hasta conseguir una pasta homogénea. Vertimos la mezcla en un molde previamente engrasado, y al horno precalentado.
Que cueza durante 40 minutos. Comprobamos con un tenedor el punto de cocción.
Dejamos enfriar y desmoldamos.
Y a comer…

Buen provecho…

PROPIEDADES DEL CONGRIO. Receta:Congrio al ajo arriero

PROPIEDADES DEL CONGRIO.

Receta: Congrio al ajo arriero

También conocido como safio, culebra o negrillo, es una especie de pez anguiliforme de la familia Congridae, común en la parte este del Atlantico norte, así como en todo el Mediterráneo, mar Negro y mar Báltico.
La longitud máxima de un congrio fue 300 cm, con un peso máximo de 66 kg. Los machos son de menor tamaño que las hembras, y no superan el metro y medio de longitud.
canalcocina.es
 Se encuentran sobre fondos de roca y arena, muy cerca de la costa cuando son jóvenes y se desplazan hacia aguas profundas cuando alcanzan la edad de adultos.
Es un voraz depredador nocturno de peces, crustáceos y cefalópodos.
Similar a otros peces de este orden, se reproducen sólo una vez en la vida. Maduran sexualmente a la edad de entre 5 y 15 años, tras lo cual viajan para desovar en el Atlántico frente a Portugal y en el Mediterráneo.
Las especies más conocidas son el congrio negro y el gris. La mejor época para su consumo es en los meses de Septiembre a Diciembre y en primavera.
Se comercializa fresco por lo general se aprovecha la parte delantera. De la cabeza a la mitad del cuerpo, ya que es la parte con menos espinas.
Junto al bonito y al atún el congrio, es el pescado con mayor contenido de vitamina A. El consumo de este nutriente que también se forma cuando nuestra piel entra en contacto con el sol, mejora la absorción del hierro y aumenta su fijación en los huesos. Por si fuera poco, también posee cantidades más que considerables de fósforo y de magnesio, dos minerales presentes en los dientes y el esqueleto.
Entre otras muchas funciones la vitamina A, protege los tejidos con mucosa, pulmones, estómago, intestinos, etc.
Es un pescado semigraso que aporta alrededor de 3 gramos de grasa por cada 100 de porción comestible. Dentro de las vitaminas destaca la presencia escasa de de algunas del grupo B como las vitaminas B1, B2 y BN3. La cantidad de vitaminas B1 presentes en el congrio es elevada en comparación con el resto de pescados. En cuanto a la B2, posee cantidades significativas. Esta vitamina colabora con el aprovechamiento de la energía (hidratos de carbono, proteinas y grasas), además de formar parte de los anticuerpos y de los glóbulos rojos y de mantener en perfecto estado la piel, las mucosas y el funcionamiento del ojo.
La cantidad de vitamina B3 presente no es muy elevada en comparación con el resto de pescado.
Si estás a dieta no dudes en consumirlo.
Y vamos con la receta de hoy.

Congrio al ajo arriero.
Ingredientes para 4 personas:
8  rodajas de congrio abierto.
4 patatas grandes.
2 hojas de laurel.
6 dientes de ajo.
1 cebolleta.
1 cucharada de pimentón.
1 cucharada de vinagre.
aceite de oliva virgen.
sal.
Preparación:
Sazonamos y cocemos en una cazuela con agua, las rodajas de congrio con las patatas peladas y enteras.
Añadimos a la cazuela el laurel, sal, la cebolleta (cortada en cuartos), y un hilo de aceite de oliva.
Dejamos cocer a fuego lento media hora.
Cinco minutos antes de la media hora de cocción, doramos en una sartén con medio vaso de aceite de oliva, los ajos limpios y fileteados.
Retiramos la sartén del fuego y añadimos el pimentón y el vinagre, removemos y reservamos.
Sacamos y repartimos el congrio y las patatas (que cortaremos en trozos en el mismo plato) y esparcimos por encima el ajoarriero.

Servir y a comer. BUEN PROVECHO…

PROPIEDADES DE LAS VERDINAS. RECETA: Verdinas con Marisco

PROPIEDADES DE LAS VERDINAS.

RECETA: Verdinas con Marisco

La alubia verdina (denominada también como habinas verdinas) son una variedad de haba. Es de pequeño tamaño y posee un color verde esmeralda cuando se cosecha correctamente.
Son de Asturias y Galicia normalmente. La producción es de pequeño tamaño, cubriendo escasamente la demanda de la zona. Destacan sobre otras alubias por ser más delicadas en el paladar, son de textura fina y de sabor suave, estando generalmente destinadas a guisos.
Esta legumbre se conoce como verdina de Llanes (también como fabina verde), pues se conoce que llegaron a principios del siglo XX a este concejo, unos dicen que desde Francia de la mano del Conde de la Vega del Sella, también hay quien argumenta que algún emigrante de Sudamérica o Centroamérica fue quien las hizo llegar, o que sencillamente se dio un avance en el desarrollo de una alubia Phaseolus vulgaris que adaptándose a su nuevo clima y entorno dio lugar a la verdina. Las alubias verdinas se cultivaban tradicionalmente en el Valle de Ardisana y fue aproximadamente hace algo más de una década cuando su cultivo y consumo se extendió en toda Asturias.
Actualmente las verdinas se pueden encontrar prácticamente en todo el país, aunque  no están extendidas como otras variedades, pero si teneis ocasión no dejeis de probarlas
Entre las propiedades y beneficios que nos aporta su consumo en estado fresco, destacamos la cantidad de agua que estas ofrecen al organismo.
Resalta por su aporte de vitaminas, como la C y A de las que son ricas ambas en buenas cantidades, colaborando así frente a los radicales libres, el cuidado de la piel y actuando como antioxidante natural.
Destacaremos su aporte en forma de fibras que ayudaran en el transito intestinal facilitando así la limpieza de este y evitando problemas de estreñimiento además de facilitar una mejor absorción de los alimentos, controlando además los niveles de colesterol.
Entre los minerales y vitaminas que nos aportan destacamos el sodio, el fósforo, calcio, cobre, magnesio, manganeso, hierro, zinc o selenio, así como las vitaminas C,A,E y las del grupo B, B1 o tiamina,, B2 o riboflavina, la niacina, la folacina o la B6.
Y vamos con la receta

Verdinas con Marisco.
Ingredientes para 6 personas:
500 gramos de verdinas.
1 hoja de laurel.
2 cebolletas.
6 dientes de ajo.
6 cucharadas de salsa de tomate (si es casera mejor).
1 copa de jerez.
unos huesos de rape.
500 gramos de almejas.
un puñado de gambas.
perejil.
aceite de oliva.
sal al gusto.
Preparación:
La noche anterior poner a remojo las verdinas en agua fria.
Igualmente pondremos las almejas en agua fria con sal, para que suelten su arenilla.
Picamos las cebolletas, cubrimos de aceite el fondo de una sarten y la pochamos suavemente. A media cocción agregamos los ajos partidos por la mitad y sin germen. Sofreímos a fuego lento hasta que la cebolleta esté transparente. Mientras tanto ponemos las verdinas en una cazuela con agua nueva y la hoja de laurel, la ponemos a cocer a fuego fuerte. Cuando hiervan las espumamos y bajamos el fuego al minimo, para se sigan haciendo de manera chup chup.
Las gambas las pelamos y reservamos las cascaras. Mientras las verdinas hierven agregamos al sofrito la salsa de tomate, el jerez, las cascaras de las gambas y los huesos de rape. Cocemos a fuego lento hasta que se reduzca el líquido. Añadimos entonces agua suficiente para que la salsa resultante cueza otra media hora para sacarle bien el jugo.
Retiramos los huesos de rape, con cuidado de que no queden espinas ni nada en la salsa y la trituramos (con las cascaras de gambas). Pasamos la salsa por un chino o un pasapurés, para que nos quite todos los restos de marisco y lo agregamos a las verdinas. Así se siguen cociendo las verdinas hasta que esten tiernas. En el último momento y con guiso bien caliente añadimos las gambas.
Tapamos la cazuela y meneamos las verdinas cogiendo la cazuela por las asas, para que el calor llegue a todos los bichos.
Las almejas preferiblemente abrirlas al vapor aparte. Las reservamos calientes, junto con el agua que han soltado y las agregamos a las verdinas cuando estén listas.
Salamos justo al final, porque ya sabemos que el agua de las almejas tiene sal.
Dejamos reposar 10 minutos, bien tapado. Si queda algo espeso, lo aligeramos  con el agua de las almejas.

Buen provecho.

PROPIEDADES DEL QUESO DE RONCAL. Receta: Parmentier de Queso Roncal.

PROPIEDADES DEL QUESO DE RONCAL.

Receta: Parmentier de Queso Roncal.

Es un queso hecho con leche de oveja que se realiza en el Valle de Roncal, a orillas del río Esca en el Pirineo Navarro.
El último valle navarro en el Pirineo, recorrido por el Esca y formado por los pueblos, las villas, de Burgui, Garda, Isaba, Roncal, Urzainqui, Uztarroz y Vidangoz que conforman la mancomunidad de las Siete Villas, cerrado por altas montañas que rondan los 2000 m y coronado por la Mesa de los Tres Reyes tiene pastos y hierbas, que se abren entre los bosques de pinos y hayas, en las que pacen los rebaños de ovejas lachas que dan la leche con la que se fabrica, artesanalmente el queso.

El pastoreo, junto con la explotación forestal, han sido las actividades tradicionales en las que se ha basado la economía del valle.
En 1981 el Queso de Roncal recibió la Denominación de Origen de Quesos de España siendo el primero que la recibía. Esto se hizo para defender el producto manteniendo su calidad y elaboración, de la competencia de otros tipos de queso más comerciales que llegaban incluso a adquirir la denominación de “roncal”, sin llegar a serlo, para potenciar su venta.
La actuación del Consejo Regulador es la de potenciar, investigar y controlar la elaboración y homologar una serie de requisitos en todas las queserias.
El tiempo de elaboración es el comprendido entre los meses de Diciembre a Julio. La materia prima es leche cruda de oveja de la raza lacha y rasa, de baja acidez y de buena materia grasa y extracto seco, pudiendo utilizarse para la elaboración del queso de leche de oveja del cruce lacha por Milchschaf.
La elaboración comienza coagulando la leche a temperatura entre 30º y 37ºC con cuajo animal, en el tiempo máximo de una hora. Una vez conseguido el cuajado, se aparta del suero mediante una serie de cortes en la masa que ha quedado llenando los moldes de madera de haya y presándolos.
Una vez prensados pasan a la salmuera densa y fresca durante 30 horas. De la salmuera pasan a la fase de oreado y cortezado, que se realiza a 12ºC durante 40 días  y de allí a la maduración que dura como mínimo 4 meses.
Es un alimento muy nutritivo. El queso de oveja es rico en matería grasa y nos aporta gran cantidad de energía y proteínas, fundamentales para el organismo y mantener los huesos fuertes. La concentración de proteínas varía según sea la curación del queso, así los más curados poseen mayor proporción.
Especialmente rico en hierro, calcio, fósforo y zinc. Por ello es ideal para prevenir la anemia, la osteoporosis y la descalcificación.
Vitaminas del grupo B muy importantes para un correcto funcionamiento del metabolismo. Este tipo de vitaminas se eliminan con la orina, por ello es muy necesaria su ingesta diaria. También es una gran fuente de vitaminas A, D y E.
El queso se digiere mejor que la leche y, a su vez, la leche de oveja contiene menos lactosa que la de vaca. Además, está libre de glutén, por lo que también puede ser consumido por celíacos.
Los ácidos grasos del queso de oveja (omega3 y ácido linoleico) son esenciales para el crecimiento y beneficiosos para el sistema cardiovascular, inmunológico y nervioso, además de propiedades anticancerígenas.
Y vamos con la receta.

Parmentier de Queso Roncal.
http://www.quesoroncal.com
Ingredientes:
½ kg de patatas.
100 gramos de Queso Roncal.
50 gramos de mantequilla.
un manojo de espárragos trigueros.
cuatro pimientos rojos.
Preparación:
Cocer las patatas. Después las pelamos y pasamos por el pasapurés. Añadimos la mantequilla, el queso rallado y sal.
Escaldamos los espárragos en agua durante cinco minutos.
Rehogamos los pimientos con unas gotas de aceite hasta que emulsionen. Añadimos sal de calidad.
Rellenamos un molde con el puré y terminamos con los trigueros y la emulsión de pimientos.

Buen provecho…