PROPIEDADES DE LAS VERDINAS. RECETA: Verdinas con Marisco

PROPIEDADES DE LAS VERDINAS.

RECETA: Verdinas con Marisco

La alubia verdina (denominada también como habinas verdinas) son una variedad de haba. Es de pequeño tamaño y posee un color verde esmeralda cuando se cosecha correctamente.
Son de Asturias y Galicia normalmente. La producción es de pequeño tamaño, cubriendo escasamente la demanda de la zona. Destacan sobre otras alubias por ser más delicadas en el paladar, son de textura fina y de sabor suave, estando generalmente destinadas a guisos.
Esta legumbre se conoce como verdina de Llanes (también como fabina verde), pues se conoce que llegaron a principios del siglo XX a este concejo, unos dicen que desde Francia de la mano del Conde de la Vega del Sella, también hay quien argumenta que algún emigrante de Sudamérica o Centroamérica fue quien las hizo llegar, o que sencillamente se dio un avance en el desarrollo de una alubia Phaseolus vulgaris que adaptándose a su nuevo clima y entorno dio lugar a la verdina. Las alubias verdinas se cultivaban tradicionalmente en el Valle de Ardisana y fue aproximadamente hace algo más de una década cuando su cultivo y consumo se extendió en toda Asturias.
Actualmente las verdinas se pueden encontrar prácticamente en todo el país, aunque  no están extendidas como otras variedades, pero si teneis ocasión no dejeis de probarlas
Entre las propiedades y beneficios que nos aporta su consumo en estado fresco, destacamos la cantidad de agua que estas ofrecen al organismo.
Resalta por su aporte de vitaminas, como la C y A de las que son ricas ambas en buenas cantidades, colaborando así frente a los radicales libres, el cuidado de la piel y actuando como antioxidante natural.
Destacaremos su aporte en forma de fibras que ayudaran en el transito intestinal facilitando así la limpieza de este y evitando problemas de estreñimiento además de facilitar una mejor absorción de los alimentos, controlando además los niveles de colesterol.
Entre los minerales y vitaminas que nos aportan destacamos el sodio, el fósforo, calcio, cobre, magnesio, manganeso, hierro, zinc o selenio, así como las vitaminas C,A,E y las del grupo B, B1 o tiamina,, B2 o riboflavina, la niacina, la folacina o la B6.
Y vamos con la receta

Verdinas con Marisco.
Ingredientes para 6 personas:
500 gramos de verdinas.
1 hoja de laurel.
2 cebolletas.
6 dientes de ajo.
6 cucharadas de salsa de tomate (si es casera mejor).
1 copa de jerez.
unos huesos de rape.
500 gramos de almejas.
un puñado de gambas.
perejil.
aceite de oliva.
sal al gusto.
Preparación:
La noche anterior poner a remojo las verdinas en agua fria.
Igualmente pondremos las almejas en agua fria con sal, para que suelten su arenilla.
Picamos las cebolletas, cubrimos de aceite el fondo de una sarten y la pochamos suavemente. A media cocción agregamos los ajos partidos por la mitad y sin germen. Sofreímos a fuego lento hasta que la cebolleta esté transparente. Mientras tanto ponemos las verdinas en una cazuela con agua nueva y la hoja de laurel, la ponemos a cocer a fuego fuerte. Cuando hiervan las espumamos y bajamos el fuego al minimo, para se sigan haciendo de manera chup chup.
Las gambas las pelamos y reservamos las cascaras. Mientras las verdinas hierven agregamos al sofrito la salsa de tomate, el jerez, las cascaras de las gambas y los huesos de rape. Cocemos a fuego lento hasta que se reduzca el líquido. Añadimos entonces agua suficiente para que la salsa resultante cueza otra media hora para sacarle bien el jugo.
Retiramos los huesos de rape, con cuidado de que no queden espinas ni nada en la salsa y la trituramos (con las cascaras de gambas). Pasamos la salsa por un chino o un pasapurés, para que nos quite todos los restos de marisco y lo agregamos a las verdinas. Así se siguen cociendo las verdinas hasta que esten tiernas. En el último momento y con guiso bien caliente añadimos las gambas.
Tapamos la cazuela y meneamos las verdinas cogiendo la cazuela por las asas, para que el calor llegue a todos los bichos.
Las almejas preferiblemente abrirlas al vapor aparte. Las reservamos calientes, junto con el agua que han soltado y las agregamos a las verdinas cuando estén listas.
Salamos justo al final, porque ya sabemos que el agua de las almejas tiene sal.
Dejamos reposar 10 minutos, bien tapado. Si queda algo espeso, lo aligeramos  con el agua de las almejas.

Buen provecho.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s