BENEFICIOS DE LAS SOPAS Y CREMAS. Receta: Puré o crema de guisantes

BENEFICIOS DE LAS SOPAS Y CREMAS.
Receta: Puré o crema de guisantes

Las sopas y las cremas son alimentos muy saludables que forman parte de la gastronomía tradicional. Su principal ingrediente es el agua, por ello ayudan a mantener una correcta hidratación, además de contener un aporte bajo en calorías.
de mesa en mesa-BENEFICIOS DE LAS SOPAS Y CREMAS
BENEFICIOS DE LAS SOPAS Y CREMAS
Son múltiples las propiedades que hacen las sopas y las cremas sean imprescindibles en nuestra mesa en cualquiera de los meses del año. La variedad de colores y sabores las convierte en un manjar sano y divertido que sirven de ayuda a la hora de introducir en nuestra dieta alimentos como las verduras, muy detestadas por los más pequeños.
Sopas:
Las sopas están compuestas principalmente por agua, sin embargo, las propiedades nutritivas dependen de los alimentos de los que estén elaboradas; no es lo mismo utilizar exclusivamente verdura, carne o pescado que juntar los tres. “El caldo va a aportar vitaminas hidrosolubles y minerales que resistan las temperaturas de cocción, ya que son nutrientes muy sensibles al calor”.
Además, en el caso de añadir a la sopa de los alimentos utilizados para elaborar el caldo “ésta se va a enriquecer con los nutrientes que estos aportan, proteínas en el caso de las carnes y pescados o fibra en el de las verduras”.
Sopas caseras y de sobre:
Según estudios, las sopas de sobre y las caseras” tienen propiedades similares”. La principal diferencia es que “la sopa de sobre está deshidratada, nosotros lo único que le añadimos es agua y sabor”.
La sopa casera va a contener la mayoría de los nutrientes, mientras que la de sobre por el hecho de someterse a un proceso de deshidratación va a perder la gran mayoría de ellos”.
Es decir, en casa el caldo va de la olla al plato, y la sopa se sobre va de la olla al proceso de deshidratado, después pasa al procedimiento de rehidratación, que sólo nos va a aportar agua sin ningún nutriente más que lo poco que contenga el propio sobre, y finalmente al plato.
Nuevamente los estudios dicen “no hay una recomendación establecida”. La sopa es un alimento a tener en cuenta, sobre todo para personas que debido a las circunstancias no llegan al aporte de nutrientes que el organismo necesita. Un ejemplo muy claro lo encontramos en las personas mayores, por su tendencia a la deshidratación.
Los nutricionistas, aconsejan no incluir sopas todos los días, más que nada porque se pierde la variedad de otros productos, pero no hay problema en tomarla cada dos días en función del gusto de la persona.
Si sientan bien, o se trata de una persona mayor a quien cuesta masticar, o un niño que tenga dificultades con la verdura, no hay problema en tomarlo habitualmente.
Cremas y purés:
Los purés “al estar elaborados principalmente con verduras, hortalizas y lácteos presentan gran cantidad de minerales y vitaminas, además de fibra, que resulta especialmente interesante a nivel nutricional”. Si incluimos carnes o pescados vamos a añadir la parte proteica de lo que va a hacer del puré un plato muy rico en nutrientes y completo para  todas las personas, pero especialmente para aquellos que por problemas de salud, no pueden masticar o les cuesta tragar alimentos sólidos.
Según el tratamiento de preparación se van a perder más o menos minerales y vitaminas. Hay que tener en cuenta el proceso previo de los alimentos, ya que desde la recolección hasta su consumo pasan días lo cual influye directamente en el valor nutricional final del alimento.
Cuando hacemos una crema de verduras, troceamos las hortalizas, las mezclamos con agua, retiramos parte del agua y lo trituramos. En función del tamaño que tengan los trozos que hemos triturado se pierden más o menos vitaminas.
Y vamos con la receta.
DE MESA EN MESA-Receta: Puré o crema de guisantes
Receta: Puré o crema de guisantes

Puré o crema de guisantes:
Ingredientes para 4 personas:
500 gramos de guisantes.
3 cebolletas o 1 cebolla.
1 patata pequeña.
perifollo.
2 nueces de mantequilla o 2 cucharadas de aceite.
sal.
Preparación:
Ponemos una cazuela a fuego lento con una nuez de mantequilla o una cucharada de aceite. Las cebolletas o la cebolla se incorporan en frío, peladas y picadas muy finamente. Dejamos hacer pausadamente, sin que apenas hierva, hasta que esté blando.
En ese momento se sube la intensidad del fuego a medio, se le añade agua y la patata pelada y troceada en cachos pequeños, que dejaremos hervir desde que rompa la ebullición por espacio de diez minutos. Transcurridos, incorporamos la otra nuez de mantequilla o cucharada de aceite de oliva y los guisantes, que mantendremos cociendo entre cinco y diez minutos, según calidad; a más pequeños y menos harinosos, menor tiempo. Trituramos, pasamos por el chino. Servimos con ramitas de perifollo y la guarnición que plazca.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s