Conoce lo que que comes-El Melon-Receta-de Melón con jamón en tempura

Conoce lo que que comes-El Melón-Receta-de Melón con jamón en tempura.
EL MELÓN.
Juan Antonio Rayo. www.demesaenmesa.es
DE MESA EN MESA. Revista Gastronómica.

El Cucumis melo, más conocido como melón, es una planta herbácea monoica de tallos rastreros. Se cultiva por su fruto, una baya pepónide de temporada veraniega aunque ya se encuentra todo el año, al menos la mayor parte, con un gran contenido de agua y sabor dulce.
El melón ya se cultivaba en el Antiguo Egipto durante el III milenio a. C., y su cultivo se extiende por la mayoría de los continentes.
LIKE http://www.facebook.com/2mesaenmesa
El uso medicinal del “melón”, lo demuestra su presencia en la Capitulare de villis vel curtis imperii, una orden emitida por Carlomagno que reclama a sus campos para que cultiven una serie de hierbas y condimentos incluyendo los “pepones” identificada actualmente como Cucumis melo.
Necesita por lo menos 15ºC para germinar; la siembra se hace durante el periodo libre de heladas y al aire libre, a mediados de primavera. El crecimiento de la planta no es verdaderamente activo hasta que se sobrepasan los 15ºC, situándose el óptimo hacia los 32ºC. Resiste la sequía mejor que el maíz. Es capaz de sufrir sequía durante un período bastante largo, y reemprender su crecimiento más adelante cuando cesa la sequía. Por otra parte, necesita menos cantidad de agua que el maíz para formar un kilogramo de materia seca.
Se desarrolla bien en terrenos alcalinos, sobre todo las variedades azucaradas que exigen la presencia en el suelo de carbonato cálcico, lo que aumenta el contenido en sacarosa de tallos y hojas. Prefiere suelos sanos, profundos, no demasiado pesados. Soporta algo la sal.
Es un mal precedente de otros cultivos, particularmente para los cereales de otoño. Al regar debe evitarse que el agua, toque las hojas, pues es fácil que se pudra la planta; por eso no se siembra en bancales  y se prefiere hacer riego por surcos. También se puede cultivar en terrenos de secano e incluso los frutos pueden resultar más sabrosos, pero los rendimientos potenciales son menores. Es necesario hacer despulgue (rales de hojas) para evitar que crezca muy vigorosa y produzca demasiadas flores masculinas y pocas femeninas, que van a originar los frutos. En invernadero se cultivan melones que producen precozmente. Estas plantas crecen verticalmente y se sostienen con la ayuda de cuerdas.
El fruto no debe cosecharse hasta que la madurez esté asegurada, y el contenido de azúcar sea lo suficientemente elevado. Al tacto ésta se percibe cuando la corteza alrededor del pedúnculo cede ligeramente a la presión de los dedos; el peso específico del melón también es un índice característico, aumentando a medida que la madurez incrementa la densidad de la pulpa.
Se distinguen varios tipos, con múltiples variedades, los más cultivados son amarillo, galia, melón verde y piel de sapo.
Hasta hace más de una década aproximadamente, España era el país que mayor cantidad de toneladas de melones exportaba mundialmente, seguida de Estados Unidos, pero la exportación a nivel mundial de este fruto ha crecido y países como  Estados Unidos, Francia, Ecuador, Colombia y otros, son los territorios  que suelen incluirse entre los mayores exportadores del producto.
Si quieres bajar de peso y descansar cada noche, una buena idea es que empieces a comer más melón, una fruta deliciosa y refrescante.
Es bajo en calorías. Cada 100 gramos nos aporta 34 calorías. Además es bajo en grasas, pero si muy rico en nutrientes como vitaminas y minerales.
Tiene una buena cantidad de vitamina A, siendo la fruta que más la contiene. Un poderoso antioxidante bueno para la piel y las mucosas.
Ofrece flavonoides que protegen las células de los radicales libres, reduciendo la posibilidad de padecer cáncer de páncreas, de mama o de colon.
Mejora nuestra visión y evita a su vez la degeneración macular, frecuente por el paso de los años.
Controla la frecuencia cardíaca y la presión arterial debido a su contenido de potasio, lo que evita enfermedades relacionadas con el corazón.
Ayuda al cuerpo a resistir enfermedades provocadas por infecciones, virus y bacterias, al tener vitamina C y manganeso.

Aquí va la receta no podía faltar.
La manera más conocida es melón con jamón, pero hoy además lo haremos con tempura.
Melón con jamón en tempura.
Ingredientes para 2 personas:
1 rodaja grande de melón.
8 lonchas de jamón.
1 cebolleta.
135 gramos de harina de tempura.
100 gramos de queso azul.
una cucharada de mantequilla.
dos cucharadas de nata líquida.
200 ml de agua fría.
1 vaso de leche.
aceite de oliva.
sal y pimienta.
nuez moscada.
perejil picado.
Preparación:
Para la salsa de queso, ponemos la mantequilla a derretir en un cazo. Incorporamos la cebolleta finamente picada. Cuando esté pochadita, añade el queso troceado, la nata y la leche. Removemos, condimentamos con un poco de nuez moscada sal y pimienta. Cocinamos durante 5 minutos. Espolvoreamos  perejil picado. Reservamos. Pelamos y cortamos el melón en rectángulos (como de bocado). Escurrimos el exceso de agua sobre papel absorbente. Envolvemos jamón. Cerramos con un palillo.
Mezclamos la harina de tempura con el agua lo más fría posible de la nevera y removemos hasta conseguir una pasta ni muy ligera ni muy espesa. Pasamos los pinchos y los freímos en abundante aceite bien caliente. Escurrimos sobre papel absorbente. Para servir, colocamos la salsa de queso en el fondo del plato y encima el melón.

Buen provecho.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s