Propiedades y beneficios DEL ANACARDO… Receta: Hamburguesa de Champiñones y Anacardos.

Propiedades y beneficios DEL ANACARDO

Receta: Hamburguesa de Champiñones y Anacardos.

Conocido vulgarmente como acajú, anacardo, nuez de la India, castaña de cajú, marañón, caguil, o merey es un árbol originario de la región amazónica y del nordeste de Brasil, y el sur de Venezuela.
de mesa en mesa-Propiedades y beneficios DEL ANACARDO

Propiedades y beneficios DEL ANACARDO

Su nombre original en portugués brasileño es caju. Se dice que en el año 1558 el monje y naturalista francés André Thevet hacía referencia en sus relatos e ilustraciones a las plantas y sus frutos.
Cuando llegaron los colonizadores portugueses, les llamó mucho la atención de las propiedades nutricionales de sus nueces, se dice que los portugueses llevaron las semillas a la India en 1568 y a partir de ahí fue introducido en el sudoeste asiático, llegando a África en la segunda mitad del siglo XVI. Estados Unidos hizo las primeras importaciones de semillas desde la India en 1905. Entre este año y 1914 se dan otras en Francia e Inglaterra.
Los frutos secos, por definición, tienen poca agua, lo cual implica que la concentración de nutrientes, vitaminas y minerales es mayor de los que nos aportaría una fruta o una verdura.
Como todos los frutos secos y semillas oleaginosas, los anacardos son ricos en aceites esenciales (grasas saludables).
Además, los anacardos son muy ricos en proteínas vegetales, magnesio, potasio, fósforo, vitamina E, ácido fólico, selenio y fitosteroles.
Son muy ricos en minerales como el fósforo, el potasio, magnesio, zinc y selenio. Además contienen otros oligoelementos (minerales que se necesitan en pequeñas cantidades en el cuerpo) como el manganeso y el cobre, siendo uno de los alimentos más ricos en cobre. Esta condición permite que sea muy adecuado en aquellas situaciones en las que se produzca una pérdida de electrolitos, como puede ser en deportistas después del ejercicio.
Como fuente de magnesio, los anacardos son recomendables en dietas en las que se requieran cantidades  superiores de este mineral, como osteoporosis, fibromialgia, fatiga, alimentación contra el cansancio, etc.
Son un alimento que aporta mucha energía, proteínas, grasas saludables y un alto valor nutricional, dado su aporte de vitamina E y vitaminas del grupo B, (a excepción de la vitamina B12).
Con respecto a las vitaminas del grupo B, resalta su contenido en la niacina (vitamina B3), ácido pantoténico (vitamina B5) y ácido fólico (vitamina B9). En menor cantidad, aporta tiamina (vitamina B1), riboflavina (vitamina B2) y piridoxina (vitamina B6).
Todas estas vitaminas, en conjunto, ayudan a promover un correcto funcionamiento cerebral y de sus conexiones. Si existe un déficit de las mismas, se puede llegar a generar depresión y cambios del estado de ánimo. En cambio, si nuestra alimentación comporta una ingesta correcta y o abundante en dichas vitaminas, puede llegar a tener el efecto contrario, teniendo no más que beneficios.
Al ingerir 100 gramos de anacardos, aportamos el 30% de la cantidad diaria recomendada de ácido pantoténico o vitamina B5 y el 7% de la cantidad diaria recomendada de niacina o vitamina B3, conjuntamente, estas dos vitaminas resultan beneficiosas por su efecto a nivel celular, generando energía.
Con la misma cantidad de alimento también obtenemos el 35% de la (CDR) ácido fólico o vitamina B9. Gracias a esta vitamina podremos ayudar a realizar correctamente las proteínas estructurales, fabricarla hemoglobina de la sangre, minimizar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, etc.
El ácido fólico es una vitamina muy importante en estado de formación de nuevas células y durante el embarazo, pues su déficit puede comportar la formación de un bebé con espina bífida.
No contienen prácticamente vitamina C ni vitamina A.
Son muy recomendables para estudiantes o personas con estrés. El contenido en fósforo de estas semillas es muy alto. El fósforo es un mineral que encontramos almacenado en los huesos y dientes, conjuntamente con el calcio.
Aportan mucho triptófano y magnesio. Estos nutrientes, junto con el fósforo, son necesarios para el correcto funcionamiento del cerebro y de todas sus conexiones, mejorará la capacidad de atención y reacción, por lo que son ideales en la dieta para aumentar la memoria o como preventivo para la amnesia. Una dieta rica en estos componentes ayuda a mejorar el estado de ánimo, disminuyendo la irritabilidad. Las castañas de cajú son muy ricas en ácido linolénico (omega 6). Este componente que el organismo necesita obtener de la alimentación para poder realizar sus funciones como la síntesis de sustancias con propiedades antiinflamatorias, vasodilatadoras  antitrombóticas.
Aunque se habla más a menudo sobre los beneficios del Omega 3, es importante no olvidar que los ácidos grasos Omega 6 también son esenciales y que desempeñan funciones igualmente interesantes para la salud del corazón.
Contiene altas cantidades de fitoesteroles. Son sustancias que impiden la absorción intestinal del colesterol, contribuyendo a reducir sus niveles en sangre.
Presentan un efecto protector frente enfermedades asociadas, como la arteriosclerosis o mala circulación.
Pueden ayudar a mejorar los síntomas de la menopausia producidos por la falta de estrógenos (sofocos, sudoración excesiva, etc).
Al ser muy ricos en potasio es recomendable en casos de hipertensión, insuficiencia cardíaca, arritmias, etc.
Y la receta de hoy va dedicada a los veganos pero a los que no lo son también.

de mesa en mesa-Hamburguesa de Champiñones y Anacardos
Hamburguesa de Champiñones y Anacardos
Hamburguesa de Champiñones y Anacardos.
Ingredientes para 4 hamburguesas:
250 gramos de champiñones frescos.
50 gramos de anacardos.
3 zanahorias.
100 gramos de cebolla.
1 diente de ajo.
1 cucharadita de levadura en polvo.
2 cucharadas de harina (mejor si es de garbanzos).
1 pizca de comino.
pan rallado.
sal.
aceite de oliva.
Preparación:
Lo primero triturar los ingredientes por partes.
Trituramos la cebolla, y la pochamos en una sartén, con aceite y un poco de sal, durante 10 minutos.
Mientras la cebolla se pocha, trituramos por una parte la zanahoria, los anacardos y el comino. Salamos la mezcla y la reservamos. Por último los champiñones, junto al ajo y un chorro de aceite (los champis lavados previamente).
Como los champiñones suelen soltar agua, lo mejor será que colemos la mezcla de los champiñones. Cuando hayan pasado los 10 minutos y la cebolla ya esta pochada, añadimos la mezcla de los champiñones, para cocinarla un poco. En un bol, colocamos la mezcla de los anacardos e incorporamos el contenido de la sartén, con los champis y la cebolla. Le añadimos la cucharadita de levadura y el pan rallado y mezclamos todo con las manos, hasta conseguir una masa homogénea.
Hacemos una bola grande con las manos, espolvoreamos harina en una superficie limpia y plana y colocamos  ahí la mezcla. Cortamos la bola en cuatro o cinco trozos y aplastamos las bolas.
Espolvoreamos un poco de harina por los dos lados de las hamburguesas y las dejamos en un paño que reposen una media hora antes de freírlas. Y por último las freímos a nuestro gusto.
Para presentar de dos formas en plato con unas patatas fritas y una ensalada, sino en pan tradicional.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s