FALAFEL: todo sobre el falafel y los garbanzos. Como hacer los Falafel- Por Juan Antonio Rayo. www.demesaenmesa.es

FALAFEL: todo sobre el falafel y los garbanzos.
Por Juan Antonio Rayo. http://www.demesaenmesa.es 

Hoy os voy a hablar de una manera diferente de comer legumbres, rica divertida y sana como son los garbanzos.
FALAFEL: todo sobre el falafel y los garbanzos. Como hacer los Falafel- Por Juan Antonio Rayo. www.demesaenmesa.es 1
FALAFEL: todo sobre el falafel y los garbanzos. Como hacer los Falafel- Por Juan Antonio Rayo. http://www.demesaenmesa.es

El falafel o falafel, es una croqueta de garbanzos o haba y se originó en algún lugar del subcontinente indio. Actualmente se come en India, Pakistán y Oriente Medio. Tradicionalmente se sirve con salsa de yogur o de tahina, bien en sandwich de pan de pita, bien como entrada. En los últimos años se ha dado a conocer en occidente gracias a los restaurantes especializados en comida oriental.
Los orígenes son inciertos, se cree que es original de la India, donde se cocinó en un pan de especias amargas. La palabra “falafel” viene de la palabra árabe ( filfil), que significa pimiento, y probablemente del (Sánscrito), que es una lengua clásica de la india, y es de las más antiguas documentadas, después del hitita y el griego  micénico. El falafel (al menos al estilo de Oriente Medio) está hecho con habas, garbanzos o una combinación de ambos. La variante egipcia emplea exclusivamente habas, mientras que otras variantes emplean exclusivamente garbanzos. Lo que hace diferente al falafel de otras albóndigas, es que las habas o garbanzos no se cuecen; simplemente se ponen en agua hasta que se ablandan y luego se trituran (se le puede quitar la piel antes) mezclado con ajo y una buena cantidad de cilantro, principalmente, para formar una pasta. Con esa pasta se hacen unas bolas achatadas y se fríen en abundante aceite.
Es costumbre servirlo como entrante, formando parte de una comida de entrantes típica de la cultura árabe, con el complemento de una salsa de yogur.
Propiedades nutricionales del garbanzo:
Proteína; Es rico en proteínas, aunque menos que la soja.
Fibra; Todas las legumbres son ricas en fibra, un tipo de hidrato de carbono.
Ácidos grasos; Los contenidos en el garbanzo son de tipo insaturado, es decir que son sumamente beneficiosos para los vasos sanguíneos . Contiene lecitina, un fosfolípido muy saludable que mantiene limpias las arterias y reduce el nivel de colesterol y triglicéridos.
Vitaminas y minerales; El garbanzo contiene cantidades nada despreciables de vitaminas (sobre todo del grupo B) y minerales y oligoelementos como calcio y hierro.

 
El falafel puede ser una excelente receta para todas aquellas personas que tienen  colesterol alto. Es que los garbanzos (y varios de los otros ingredientes que componen este plato de la cocina árabe) pueden dar buenos resultados contra la hipercolesterolemia. Se trata de una comida, totalmente libre de grasas animales pero absolutamente sabrosa para disfrutar en cualquier momento. También dado su valor nutricional, es muy aceptado por los vegetarianos.
Esta legumbre proporciona energía pero con niveles de azúcar controlados. Este efecto les hace que sean muy beneficiosos para los diabéticos que deben controlar sus niveles de glucosa, así como prevenir la resistencia a la insulina, fase previa a la diabetes.
Dado su elevado contenido en magnesio, fósforo y vitaminas del grupo B, necesarios para el sistema muscular y nervioso, es adecuado en situaciones de estrés, irritabilidad, depresión nerviosa, nerviosismo así como la falta de sueño.
Por su elevado contenido en potasio y escaso en sodio se puede incluir en dietas de control de hipertensión arterial, litiasis renal y cuando se desee eliminar un exceso de ácido úrico. Además presentan un marcado efecto diurético. Su riqueza en folatos los hace recomendables en el embarazo para prevenir deformaciones en el feto.

Ahora os doy la receta de los falafel.
Ingredientes para 2 personas:
400 gramos de garbanzos.
1 cebolla.
2 dientes de ajo.
perejil.
2 cucharaditas de comino.
1 cucharadita de cilantro en polvo.
sal y pimienta.
aceite de oliva virgen para freír.
Preparación:

1º Si utilizamos garbanzos ya cocidos, los pasamos por agua fría y les quitamos la cáscara o piel. Si usamos garbanzos secos, los dejamos en remojo durante 24 horas, lavamos bien con agua fría y les quitamos la piel.
2º Picamos la cebolla, el ajo y el perejil.
3º En una licuadora, colocamos los garbanzos, la cebolla, el ajo, el perejil, el comino y cilantro. Mezclamos bien  hasta que la masa quede suave. Sazonamos con sal y pimienta y mezclamos de nuevo.
4º Conservamos la masa en la nevera durante una hora.
5º Hacemos bolas de tamaño mediano y freímos en aceite caliente. Escurrimos en papel de cocina absorbente.
6º Servimos como puré de garbanzos con yogur griego, humus o queso de cabra.

Así que ya sabéis a probar esta nueva forma de comer garbanzos, que no sean en el tradicional cocido.
Ideales para los niños también.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s